Don Eugenio Garza Sada, promotor de lo que hoy es FEMSA, impulsó dentro de la empresa este principio sirve de guía moral y funcional para quienes hoy formamos parte de OXXO. Por ello le damos un especial valor a la relación con las comunidades en las que estamos presentes: trabajamos para servirlas, ya que estamos convencidos de que nuestro crecimiento sólo puede darse en un marco de desarrollo mutuo.

Nuestro crecimiento está vinculado fuertemente a la responsabilidad social que practicamos, es decir, a la atención que presentamos en OXXO a la gente que forma parte de nuestro equipo, las comunidades que nos acogen, los más necesitados y la naturaleza misma. Como una forma de retribuir el apoyo que recibimos a diario, hemos instituido varios programas, entre los que destacan: OXXIGÉNTE y  VOLUNTARIOS OXXO.